Editorial Demipage

  • Opium Poppy

    Hubert Haddad

    «El amor no llora jamás como llora la sangre». En esta certidumbre se basa la novela de Hubert Haddad, un relato trágico, realista y contundente a la vez En el corazón de un Afganistán desgarrado, un muchacho de 12 años, Alam, es descubierto inconsciente tras una ráfaga de disparos. Comienza un descenso obsesivo a los infiernos. Alam lo ha perdido todo durante la guerra, hasta el nombre de pila que ha tomado prestado de su hermano, e inicia una huida hacia un mundo que le roba poco a poco la infancia. Sintiéndose acorralado como un animal, sin familia y sin lugar en ninguna parte, llega a los suburbios de una gran metrópoli europea, junto a los drogadictos y los locos. De esta forma, debido a un contacto demasiado precoz con la guerra y con adultos sin escrúpulos, Alam pierde su inocencia y se convierte así en un arma terrible. Se trata de una novela que sacude al lector, apoyada en una escritura a la vez poética y violenta, en la precisión de las atrocidades cometidas. Hubert Haddad no ahorra ningún detalle y presenta un catálogo de todos los horrores engendrados por el fanatismo. Magnífica y aterradora, Opium Poppy nos hace reflexionar sobre la suerte de los niños en la guerra; sobre la acogida o, más bien, la falta de acogida que les reserva Europa; sobre nuestro mundo cruel e injusto. Una novela que golpea en el lugar adecuado. SOBRE EL AUTOR (Túnez, 1947) Escritor, poeta, novelista, historiador de arte y ensayista francés. Sus orígenes son árabes y judíos. De padre tunecino y madre argelina, pasó su niñez en París. Después de estudiar literatura publica, a los veinte años, su primera selección de poemas. Funda luego la revista literaria Le Point d'être. Vendrán a continuación una veintena de novelas y ensayos. Ha formado parte del Grupo Quando y de la Nouvelle Fiction. Con la impactante novela Palestina, publicada en Demipage, Hubert Haddad consigue el reputado Premio Renaudot 2009 y el Premio de los Cinco Continentes de la Francofonía 2008, en reconocimiento a su labor de tantos años por haber sabido cómo involucrarnos, de un modo sublime, en su compromiso intelectual, humano y literario. EXTRACTO De nuevo la misma pregunta. La primera vez que trataron de averiguar su nombre, unas personas sentadas le salmodiaron todos los que empezaban por la letra A. Sin motivo aparente, se habían detenido en Alam; tal vez por la expresión de espanto en su mirada. Si hubieran empezado por el final, si hubieran pronunciado el nombre de Zia, sus ojos habrían reaccionado del mismo modo. Pero por darles el gusto, repitió las dos sílabas de Alam después de ellos. Aquello sucedió al principio. Acababan de pillarlo, en el andén de la estación, nada más apearse del tren. La mujer que se planta frente a él tiene el cabello encrespado y una sonrisa de porcelana. Su bolígrafo, que sujeta con dos dedos, planea por encima de un expediente de color gris azulado lleno de casillas en blanco. -¿Es así como te llamas? ¿Alam?

  • Descubran la obra de un autor francés que tuvo una influencia significativa sobre sus contemporáneos En su juventud, Marcel Schwob mantuvo una intensa y profunda relación con una joven prostituta de un barrio obrero, Louise, que sería el amor de su vida. El libro de Monelle fue escrito a partir del profundo dolor que le provocó su muerte en 1893. Más que una narración, nos encontramos con una colección de hermosos cuentos, a veces inquietantes, siempre vitales, escritos desde lo más profundo. Unos textos repletos de bellísimas sentencias poéticas. Un libro que merece ser asimilado desde el corazón. Una bella traducción en castellano del texto de Marcel Schwob. Además de Monelle, personajes como Ramita, la reina Mandona, la Barquerita, el diablo verde, y Lobita, recrean todos los universos de la literatura infantil, herederos y referencia de la tradición cuentística, que Marcel Schwob recoge y adapta en sus relatos. CRÍTICAS - «En todas partes del mundo hay devotos de Marcel Schwob que constituyen pequeñas sociedades secretas.» Jorge Luis Borges - «Será un autor menor, pero su influencia es visible en obras de Borges, Faulkner, Cunqueiro, Perec, Tabucchi, Bolaño, Sophie Calle, Michon.» - Enrique Vila-Matas SOBRE EL AUTOR (Chaville, 1867 - París, 1905) Fue escritor, crítico literario y traductor. Desde muy pronto reveló sus dotes como políglota, convirtiéndose en traductor de autores como Robert Louis Stevenson, del que fue gran admirador. Fue un enamorado de los juegos lingüísticos y estructuras medievales, que mezclaba con nuevas tendencias en textos híbridos entre la prosa y la poesía. La brevedad de su vida no le impidió desarrollar una obra singular y personal, muy próxima al simbolismo. Publicó textos breves, a medio camino entre el relato y los poemas en prosa, en los que creó procedimientos literarios que tendrán influencia en autores posteriores. Así, El libro de Monelle (1894) tuvo influencia en André Gide y La cruzada de los niños (1895) en William Faulkner y Jerzy Andrzejewski. Jorge Luis Borges escribió que sus Vidas imaginarias (1896) fueron el punto de partida de su narrativa, calificando su propia Historia universal de la infamia como una «copia rebajada» de esta obra. EXTRACTO Del pequeño cerco que rodeaba el grisáceo cuartel en lo alto del acantilado surgió un brazo infantil que sostenía un paquete atado con una cinta rosa. -Primero coge esto, dijo una voz de niña. Ten mucho cuidado: puede romperse. Ahora, ayúdame. Una fina lluvia caía acompasada sobre las grietas de la roca de la profunda cala y cribaba el remolino de las olas al pie del acantilado. Un grumete que vigilaba el cerco se aproximó y dijo en voz baja: -Venga, pasa, date prisa. La niña gritó: -¡No, no, no! No puedo. Tengo que esconder mi paquetito, quiero llevar mis cosas. ¡Egoísta! ¿Es que no ves que me voy a mojar? El inexperto marinero torció el morro y cogió el paquete. Pero el papel empapado se rompió y cayeron al barro triángulos de seda amarilla y violeta llenos de flores, cintas de terciopelo y un pantaloncito de muñeca en tela de batista, un corazón de oro hueco con una bisagra y un carrete entero de hilo rojo. La niña cruzó el cerco, se pinchó las manos con las ramas, y sus labios temblaron.

  • El universo del precoz autor narrado por él mismo, sus influencias literarias, musicales, sus premios, sus amores, sus costumbres. Además, tres cuentos rescatados del olvido se suman a este diario, prologado por Luna Miguel. Félix Francisco Casanova escribió Yo hubiera o hubiese amado paralelamente a la novela El don de Vorace, publicada en Demipage. Aparecen en este libro, los cuentos: o Wences, poeta maldito o Edificio o Orla quería ver el sol SOBRE EL AUTOR SOBRE EL AUTOR (Santa Cruz de la Palma, 1956 - Santa Cruz de Tenerife, 1976) Félix Francisco Casanova era el hijo del poeta y médico Félix Casanova de Ayala. El padre describió así al joven escritor: «Desde temprana edad -ya a los siete u ocho años- solía sorprenderme con frases insólitas que yo me preguntaba dónde podría haber leído. Eran giros sueltos, casi surrealistas y esotéricos, cuyas fuentes me era imposible inquirir en ninguno de los libros de mi biblioteca que pudiera caer en sus manos». Después, Félix Francisco fundó un grupo de rock y el movimiento literario Equipo Hovno. En 1973, a los diecisiete años, obtuvo con su libro El invernadero el principal premio de poesía de Canarias, el Julio Tovar. En 1974 ganó el Pérez Armas de novela con la obra reeditada por Demipage, El don de Vorace. Un mes antes de su muerte ganó, con el poemario Una maleta llena de hojas, el concurso organizado por el periódico La Tarde. Félix Francisco es también autor del diario Yo hubiera o hubiese amado, escrito en 1974. Murió a los diecinueve años, a causa de un escape de gas...

  • Esta prodigiosa novela de Bernard Lenteric, cuyo concepto de la escritura revolucionó los códigos de la ficción, ha hecho soñar a generaciones enteras Central Park, Nueva York, una noche. Siete adolescentes son salvajemente atracados, agredidos, uno de ellos violado. Sin embargo, estos siete son unos genios. Del horror, heredarán contra el mundo un odio frío, matemático, implacable. De su inteligencia privilegiada nacerá su poder y el desprecio hacia lo prohibido. Los siete son uña y carne, un único espíritu, una sola voluntad. Si fueran ocho, el mundo les pertenecería y llegaría la oscuridad, la larga noche. El que comprendió lo que podría suceder, Jimbo Farrar, lucha contra ellos con todas sus fuerzas. A no ser que esté de su lado... Esta novela inspiró una de las películas más innovadoras en tecnología 3D para una superproducción de animación producida por Warner y realizada por Antoine Charreyron. Cualquier rebelde en potencia quedará fascinado por estas páginas, páginas de revolución de estos adolescentes enfrentados al mundo de los adultos. The Prodigies. La noche de los niños prodigio despierta al niño rebelde que esconde cada uno de nosotros. Un libro que fue, es y seguirá siendo todo un acontecimiento. Más que eficaz, un thriller que no se puede olvidar SOBRE EL AUTOR (París, 1944 - 2009) Escritor y productor de cine, autor de numerosos thriller imaginativos y trepidantes, escribió The Prodigies. La noche de los niños prodigio, que rápidamente se convirtió en un best seller hasta alcanzar cifras millonarias. Hoy, este libro es un clásico del género e infinidad de foros de lectores se han ido creando en toda la red. EXTRACTO Jimbo Farrar partió de Colorado Springs a primera hora de la tarde del 20 de junio de 1971 y no llegó a Taos el mismo día. Tuvo que dormir por el camino en un lugar llamado Questa. Viajó en autostop desde Pueblo a Colorado, primero con una pareja que iba a Salt Lake City y después con un agente comercial que se dirigía a Santa Fe y Albuquerque. Llegó a Taos el 21. Las seis reuniones siguientes iban a desarrollarse del mismo modo.

  • La perspectiva divertida y enternecedora de un adolescente sobre las relaciones humanas y la familia Polo tiene 14 años y crece en el seno de una familia algo desordenada. En su opinión, su madre es «fea y paralítica», su hermana «una golfa que está mal de la cabeza» y su padre tiene una de las peores ocupaciones que puede tener un hombre: mujer de la limpieza. Con una lucidez desconcertante, a través de palabras incendiarias, Polo expresa la pérdida de su inocencia con una espontaneidad tan insolente como legítima. Sencillamente porque su armadura de guerrero está sembrada de palabras tiernas y al mismo tiempo alegremente crudas. Este refugio textual pone de manifiesto una bella tensión entre el deseo de emancipación, de sueño de realización y un universo familiar que no inspira el éxito. Un marco trágico para una comedia inteligente. Una novela que te enganchará SOBRE LA AUTORA (Agadir, Marruecos, 1981) De ascendencia normanda y marroquí, Saphia Azzeddine vivió su infancia en Agadir y, a partir de los nueve años, en Ferney-Voltaire (Francia). Estudió en la Facultad de Literatura, se licenció en sociología, vivió en Houston, trabajó como assistante diamantaire en Ginebra y se convirtió en periodista, guionista y escritora. Su primera novela, Confesiones a Alá ha sido adaptada al teatro en el Festival Off d'Avignon en 2008, con puesta en escena de Gérard Gélas. En 2009 se presentó en el Théâtre du Petit-Montparnasse y de nuevo en el Festival Off d'Avignon y hasta septiembre de 2010 el espectáculo ha estado de gira por Francia, Suiza, Bélgica y Luxemburgo. En 2010, Saphia actuó en la película de Olivier Baroux L'Italien y publicó su tercera novela, La Mecque-Phuket, protagonizada por dos hermanas de origen magrebí. Su segunda novela, Mi padre es mujer de la limpieza, ha sido adaptada al cine en 2010, Saphia ha dirigido este largometraje. EXTRACTO Mi padre es mujer de la limpieza. Muchas veces, después del colegio, me paso para echarle una mano. Para que podamos volver antes a casa. Y también porque es mi padre. Saco brillo, limpio, froto, aspiro, hasta en los rincones. Pequeño y menudo, me cuelo por todas partes. Pero también aprendo. Una palabra por semana. Y no cualquiera. Las palabras que asustan. Las arrogantes, las superiores, las desdeñosas, las trascendentes, aquellas que hacen que te mueras de vergüenza si no conoces su significado. Aquellas que se permiten el lujo de llevar tres consonantes seguidas como extremo. O hasta cuatro como abstruso. Sin que ni siquiera sea una falta de ortografía.

  • ¿Cómo aceptar la enfermedad y, sobre todo, la muerte de un ser querido? Al igual que Diario del hombre pálido del también pamplonés Juan Gracia Armendáriz, libro con gran acogida en sus tres ediciones por el colectivo médico y sanitario y, lo más importante, los pacientes, Luz de noviembre, por la tarde resuelve con brillantez esos momentos tristes e intensos que a algunos nos toca vivir. Sin ninguna amargura, sólo con la melancolía que el lector es capaz de sonsacar, la prosa de Laporte nos conduce con gran valor por el último año de vida de su padre, con el añadido del reciente fallecimiento de su madre, sin manipulaciones sentimentales, limitándose a describir hechos y con las pausas de sus propias reflexiones, la mayoría de las veces desplazables a otros casos similares. Una obra autobiográfica que merece la pena por su calidad literaria y porque más de uno encontrará en este libro la historia indirecta que le ayude a superar la propia SOBRE EL AUTOR (Pamplona en 1979) De padre francés y madre navarra, Eduardo Laporte es periodista especializado en cultura y colabora en algunos de los suplementos culturales más leídos. Ha entrevistado a escritores como Carol Joyce Oates, Herta Müller o Julio Llamazares. Reside en Madrid desde 2005, donde escribió Luz de noviembre, por la tarde. Ha publicado además Postales del náufrago digital (Prames, 2008), una recopilación de las entradas de su blog, en el que se cuela con ingenio por los pliegues de lo cotidiano. EXTRACTO Mediodía de octubre. Sol fresco en Madrid. Como el protagonista de La noche del oráculo de Paul Auster busco mi propio «Palacio de Papel» para hacerme con uno de esos cuadernos que dan alas a la escritura. En una calle que desemboca en Tirso de Molina he encontrado el mejor soporte para estas letras, para este comienzo de curso: un cuaderno Clairefontaine con tapas color cartón, con arrugas como la piel de un sofá de cuero. Por dentro, blanco nuclear. Ahora solo hace falta mancharlo de imágenes, más o menos bellas, reales, sinceras, quién sabe con qué grado de desnudez. Veo en los monitores del metro a un actor, Daniel Craig, al que le asignan el papel de su vida: serás el próximo James Bond (a pesar de lo rubio de tu pelo). Ya está decidido, Bond tiene cara, nuevo cuerpo, todo está preparado, el traje impecable, el vodka con Martini agitado pero no revuelto. Lo más difícil está hecho. Es el momento de asumir el personaje, sus andares, las formas, introducir nuevos gestos, darle carácter, interpretarlo. Ya tengo papel, ahora hay que llevarlo a escena.

  • Pañales y cerveza es la historia de un abuelo que va a Ikea, de sus motivos, de sus planes y de cómo su pequeña aventura acaba cambiando la vida de todos los que le rodean Que la historia empiece en Ikea, uno de los comercios más visitados por toda la población española, y los personajes se pasen el tiempo desempaquetando y montando muebles como en una mudanza eterna (estos últimos sí, con nombre propio en sueco, como corresponde a todos los objetos que se compran en este comercio), son el verosímil hilo conductor de todas y cada una de las pequeñas peripecias de sus anónimos personajes, escenas que, gracias a la maestría de Ángela Medina, parecen salir de nuestras propias vidas. Una novela con observaciones interesantes y divertidas sobre nuestro cotidiano SOBRE LA AUTORA (San Fernando, Cádiz, 1981) Se licenció en Publicidad y Relaciones Públicas y a los 21 años empezó a trabajar como creativa publicitaria. Entre campaña y campaña, realizó el Máster de Escritura Creativa en Hotel Kafka. En la actualidad, combina su trabajo como publicista con la crítica musical en Ámbito Cultural. Ahora se estrena como novelista con Pañales y cerveza.

  • ¡Descubran la sucesión del Diario del hombre pálido! Un hombre pálido y cautivo fue admitido por la tribu de los hombres libres. Ahora luchará por ser uno más entre los habitantes de la pradera. ¿Lo conseguirá? Esta obra es la narración de un cuerpo que desea cambiar su mórbida palidez por la piel curtida por el sol que todo lo renueva. He aquí la narración de una veloz cabalgada. Piel roja es la última entrega de lo que el autor denomina «trilogía de la enfermedad». Si en La Línea Plimsoll (2008) el autor abordaba el tema desde los parámetros de la novela, en Diario del hombre pálido (2010) lo hacía desde el testimonio personal. Piel roja mantiene la tensión, el lirismo y el humor de su precedente, pero el lector se encuentra ante una obra que funciona de manera autónoma: un diario que se lee como una novela o una novela autobiográfica presentada en forma de diario. Da igual. Lo importante es que Piel roja es una obra deslumbrante por su calidad literaria y veracidad. Desde la primera página, el lector querrá subirse al caballo del piel roja para acompañar al autor en su viaje hacia los peligrosos territorios donde aguarda la esperanza, la salud y la incertidumbre. CRÍTICAS - «En Juan Gracia Armendáriz hay un narrador excelente emparejado con un excelente prosista, una circunstancia no muy frecuente en nuestros días.» - Ricardo Senabre, El Cultural - «Posee la naturaleza de una verdad tan afectiva como reveladora.» - Vicente Verdú, El País SOBRE EL AUTOR (Pamplona, 1965) Juan Gracia Armendáriz es autor de los libros de microrrelatos Noticias de la frontera (1994, Premio Jaén de Relatos) y Cuentos del Jíbaro (2008), ambos recogidos en diversas antologías del género. Ha cultivado el relato en el volumen Queridos desconocidos (1998, Premio a la Creación Literaria, Institución Príncipe de Viana; finalista del Premio Hoteles NH) y la novela en Cazadores (Premio Francisco Ynduráin, 2001). Es coautor, junto a Pedro Carrillo, del libro de semblanzas de escritores Gente de Libro (2005), así como del reportaje histórico Cuero de montaña. En 2008 obtuvo el Premio Tiflos de Novela por La línea Plimsoll y en 2010 publicó en Demipage Diario del hombre pálido, que fue uno de los libros más aclamados del año. Con Piel roja da por finalizada lo que el autor denomina «trilogía de la enfermedad». Fue cronista de sucesos en el diario El Mundo y durante más de quince años ejerció la docencia en la Facultad de Ciencias de la Documentación de la Universidad Complutense. Colabora en diversos medios y es columnista en el Diario de Navarra.

  • Con motivo de su décimo aniversario, Demipage ha invitado a treinta grandes autores de la escena literaria nacional a subirse en su velocípedo y pedalear junto a ella a lo largo de este libro de relatos. Treinta historias inéditas de autores como Antonio Muñoz Molina, Luis Landero, Andrés Neuman, José Ovejero, Santiago Auserón y un largo etcétera de escritores referenciales de este país que comparten escenario con otros que tienen por delante una prometedora carrera literaria, como Juan Gracia Armendáriz, Guillermo Aguirre o Sara Mesa. Una fantástica combinación destinada a todos los amantes de la literatura. La bicicleta, símbolo de la editorial, es el objeto recurrente que aparecerá en todas las historias. De manera que a lo largo de estas páginas tendremos la oportunidad de conocer bicicletas holandesas, africanas, urbanas, rurales, filósofas, enamoradas, con y sin ruedines, que representan temas tan diversos como el desamor, el sexo, el paso del tiempo, el azar, la madurez, el coraje o la incertidumbre. Treinta relatos inéditos y un prólogo de Eloy Tizón con los que la editorial madrileña celebra sus diez años de andadura

  • Unos de los relatos más famosos de Guy de Maupassant traducidos en castellano Esta edición incluye los relatos siguientes: o El Ultromo o La mano disecada o Carta de un loco o ¿Quién sabe? o La adormecedora o El diablo o Las sepulcrales o Idilio o La belleza estéril o Vendetta o La Joya SOBRE EL AUTOR Henry-René-Albert-Guy de Maupassant nació en Tourville-sur-Arques (Francia) en 1850 y murió a los 43 años de edad en París. Tuvo una vida intensa y desarrolló una prolífica obra donde combina un realismo sencillo, que rechaza el naturalismo imperante y defiende la intervención del artista en la selección cuidadosa de las pinceladas necesarias para contar lo que quiere contar, con un registro más cercano a lo simbólico y lo fantástico, pero alejado también de la exageración y el preciosismo de los escritores románticos o simbolistas. Quizás es esa sobriedad lo que hace su prosa menos rutilante y nos obliga, como esos rostros sencillos que al principio nos pasan inadvertidos, a prestarle un poco más de atención para descubrir todo lo que encierra. EXTRACTO LA MANO DISECADA Una noche, hace unos ocho meses, uno de mis amigos, Louis R... nos reunió a algunos compañeros de la Universidad. Bebimos ponche, fumamos, charlamos sobre literatura y pintura y contábamos anécdotas a cada rato, como es habitual en los encuentros de los jóvenes. De repente se abrió la puerta de par en par y uno de mis amigos de la infancia entró como un huracán. -Adivinad de dónde vengo, exclamó nada más entrar. -Apuesto por Mabille, respondió uno. -No, estás demasiado alegre, vienes de conseguir dinero prestado, enterrar a tu tío o de pavonearte en casa de mi tía, respondió otro. -Llegas un poco borracho, respondió un tercero. Y, como has sabido que había ponche en casa de Louis, te has presentado para seguir bebiendo. No habéis dado en el clavo ninguno, vengo de P..., en Normandía donde he pasado ocho días; traigo un criminal para mis amigos y os ruego que me permitáis presentároslo.

  • Catherine François narra en El árbol ausente experiencias de su niñez, transcurrida en la periferia parisina durante los primeros años sesenta. «Memoria de un tiempo y un lugar en los que todo son signos», dice Santiago Auserón en el prólogo. Fascinada por el poder sugestivo y el sentido ambiguo de las palabras, en la frontera donde la geometría repetitiva de la ciudad se encuentra con el entorno natural convertido en terreno baldío, la niña del relato y su grupo de amigos nos devuelven a la intriga de esas situaciones, inocentes en apariencia, en que se empieza a construir la trama de las significaciones, con su misteriosa relación entre presencias y ausencias, entre sonidos y silencios. A través de escenas cautivadoras, en las que lo que apenas puede ser nombrado se revela con sorprendente claridad, por medio de ideas en germen y sensaciones veloces que el lector reconoce como parte de una memoria común, este libro consigue transmitir la emoción del pensamiento incipiente que se enfrenta a la complejidad del mundo. Su prosa alcanza dimensión lírica en la tarea de preservar para la edad adulta la aventura del aprendizaje. Una narrativa conmovedora llena de la inonciencia de la infiancia SOBRE LA AUTORA (París, 1953) Catherine François estudió Letras Francesas en la Universidad de La Sorbona. En 1973 empieza a viajar a España y a visitar Madrid asistiendo a la eclosión cultural de la transición, el ambiente de la vanguardia madrileña, en torno a la galería de arte Buades, y publica sus primeros artículos en revistas como Humo, Artefacto, Diwan, Número y Comercial de la Pintura. En 1985 se interesa por la poesía y el pensamiento de China antigua. Desarrolla estudios de chino contemporáneo que más tarde completa en el Instituto de Idiomas de la Universidad Complutense de Madrid, e investiga las leyendas en torno al Río Amarillo y sus afluentes. Ha publicado La ciudad infinita, Caminos bajo el agua y L'arbre absent. Su último libro, Los reyes poetas, es una pieza dramática sobre Al-Mutasim, rey poeta de Almería en el siglo XI, y Al-Mutamid, rey de Sevilla en el siglo XI.

  • Una antología de mirorrelatos únicos y muy diversos Cuentos del Jíbaro es una compilación de microrrelatos que Demipage difundió semanalmente a través de correo electrónico durante un año, creando así una comunidad amazónica de lectores invisibles que cada jueves seguía las fabulaciones del autor. Historias de todo tipo pero siempre interesantes, que sugieren pasados, construyen personajes, presentan situaciones, regalan descripciones. El libro está dedicado a Silvina que, como su propio nombre indica, es el hábitat natural del jíbaro. «Hay en Cuentos del Jíbaro un idioma cuidado y el equilibrio de fondo. Y difícilmente puede conseguirse mayor eficacia en dimensiones tan pequeñas. Aquí si funciona la consigna de guerra de los minimalistas: crear es quitar [...] ¿Qué estabilidad sacuden estos Cuentos del Jíbaro? Las convulsiones llegan al inconformismo peculiar del escritor. Mientras sonríe, comprueba las fragilidades del suelo que pisamos. En muchas de sus páginas caen, hechas trizas, las bagatelas ilustres, las simulaciones de la vida cotidiana, la espiritualidad de baratillo.» - Francisco Javier Irazoki. Obras de arte forjadas con palabras y silencio. Dosis homeopáticas de literatura SOBRE EL AUTOR (Pamplona, 1965) Juan Gracia Armendáriz es autor de los libros de microrrelatos Noticias de la frontera (1994, Premio Jaén de Relatos) y Cuentos del Jíbaro (2008), ambos recogidos en diversas antologías del género. Ha cultivado el relato en el volumen Queridos desconocidos (1998, Premio a la Creación Literaria, Institución Príncipe de Viana; finalista del Premio Hoteles NH) y la novela en Cazadores (Premio Francisco Ynduráin, 2001). Es coautor, junto a Pedro Carrillo, del libro de semblanzas de escritores Gente de Libro (2005), así como del reportaje histórico Cuero de montaña. En 2008 obtuvo el Premio Tiflos de Novela por La línea Plimsoll y en 2010 publicó en Demipage Diario del hombre pálido, que fue uno de los libros más aclamados del año. Con Piel roja da por finalizada lo que el autor denomina «trilogía de la enfermedad». Fue cronista de sucesos en el diario El Mundo y durante más de quince años ejerció la docencia en la Facultad de Ciencias de la Documentación de la Universidad Complutense. EXTRACTO De niño me perfeccioné en la crianza de gusanos de seda. Llegados los primeros calores primaverales, el patio del colegio se transformaba en un zoco oriental donde los chicos traficábamos con hojas de morera. Muchos se afanaban en alimentar a aquellas criaturas diminutas, pero eran pocos los que perseveraban, y menos aún quienes alcanzaban a ver el lento y voraz crecimiento del gusano, su misteriosa hiladura, de la que emergía, al cabo de un tiempo, el prodigio nocturno de la crisálida, luego el revoloteo de su apareamiento, la apremiante puesta de huevos que tapizaba las paredes, y por último la muerte, sobrevenida sin estertores en la noche sencilla. Yo supe muy pronto que el mundo de un escritor cabe en una caja de zapatos.

  • Descubran una novela emocionante sobre la vida de una adolescente al margen de la sociedad Iacop, Iac, un adolescente que ha crecido demasiado deprisa, vive al borde de un vertedero que conoce al detalle. Para él es un recurso, un lugar donde encontrar todo lo que necesita para sobrevivir y soñar. A su alrededor se mueve un grupo de existencias abandonadas, desechos humanos pero con su propia dignidad particular. Mientras la vida en el vertedero prosigue a su ritmo, fuera de él el caos emocional de las existencias normales busca un equilibrio, el mal gana terreno sacando ventaja. Cuerpos de desecho es el reflejo de una sociedad que vive su declive sembrada de ruinas, ya sean de cemento, de agujas infectas o de sentimientos podridos. Y esencialmente de indiferencia y superficialidad. CRÍTICAS «Bucciarelli es una escritora madura, sus novelas de lenguaje preciso y cortante dejan huella y los temas que trata siempre conciernen a los aspectos más oscuros del ser humano.» - La Republica «Una novela que es un símbolo de nuestro tiempo. Un libro importante que sigue la metamorfosis de una autora alerta, que no tiene en cuenta las catalogaciones de género.» - Il Corriere Nazionale SOBRE LA AUTORA Elisabetta Bucciarelli es dramaturga, periodista y escritora en Milán. Como periodista ha colaborado con diversos medios ocupándose de actualidad, cine, arte, psicología y nuevas tendencias. Es autora de numerosos guiones cinematográficos y televisivos y escenógrafa de varios filmes (premiada como escenógrafa en la 53 Muestra de Cine de Venecia). Ha publicado varios cuentos, ensayos y obras teatrales (algunas posteriormente adaptadas al cine), pero desde 2005 se dedica casi exclusivamente a la narrativa. Es conocida por sus novelas negras, género por el que ha recibido el Premio Scerbanenco 2010 y el Premio Franco Fedeli 2009. Su novela Cuerpos de desecho ha sido todo un éxito de ventas en Italia.

  • ¿Cómo escribir un libro increíble a partir de sus debilidades personales? Umbral o Bolaño, Camus o Proust, muchos otros, escribieron libros donde la enfermedad era protagonista, cierto. Pero la cuestión de fondo es de qué modo afronta el escritor el hecho de la enfermedad. ¿Cómo da cuenta de ella?, ¿de qué manera la transforma en relato?, ¿acaso desde el rencor de enfermo crónico?, ¿quizás amarrándose al poder terapéutico del humor? Después de los elogiados Cuentos del Jíbaro y La línea Plimsoll, Juan Gracia Armendáriz pone su certera prosa al servicio del Diario del hombre pálido, su vivencia más íntima transfigurada en texto literario y recogida en este diario, una historia real convertida en una obra maestra del género. Como dice el propio autor: «Créanme, es asombroso comprobar cuántas perlas brillantes pueden hallarse en el oscuro nacedero de la enfermedad.» Una novela en la que Juan Gracia Armendáriz transforma sus experiencias personales en un relato excepcional SOBRE EL AUTOR (Pamplona, 1965) Juan Gracia Armendáriz es autor de los libros de microrrelatos Noticias de la frontera (1994, Premio Jaén de Relatos) y Cuentos del Jíbaro (2008), ambos recogidos en diversas antologías del género. Ha cultivado el relato en el volumen Queridos desconocidos (1998, Premio a la Creación Literaria, Institución Príncipe de Viana; finalista del Premio Hoteles NH) y la novela en Cazadores (Premio Francisco Ynduráin, 2001). Es coautor, junto a Pedro Carrillo, del libro de semblanzas de escritores Gente de Libro (2005), así como del reportaje histórico Cuero de montaña. En 2008 obtuvo el Premio Tiflos de Novela por La línea Plimsoll y en 2010 publicó en Demipage Diario del hombre pálido, que fue uno de los libros más aclamados del año. Con Piel roja da por finalizada lo que el autor denomina «trilogía de la enfermedad». Fue cronista de sucesos en el diario El Mundo y durante más de quince años ejerció la docencia en la Facultad de Ciencias de la Documentación de la Universidad Complutense. Colabora en diversos medios y es columnista en el Diario de Navarra.

  • El don de Vorace hermana a Casanova con Rimbaud, por su genialidad, su provocación y su muerte temprana. Se advierte en Casanova la gracia, el desparpajo, la propensión lúdica de un ángel con rasgos diabólicos, todo lo cual exime a su arte de las esperables convenciones del oficio. El libro, abiertamente inverosímil, es de principio a fin una parodia y denota un esfuerzo imaginativo poco común. Es la deriva criminal de un hombre a quien la inmortalidad ha despojado de principios morales. Según las anotaciones en su diario íntimo, Yo hubiera o hubiese amado, publicado en Demipage, tardó cuarenta y cuatro días en escribir la novela El don de Vorace. Entre el 9 de junio y el 23 de julio de 1974. El autor tenía 17 años. Una novela absurdamente excepcional CRÍTICAS El don de Vorace ganó el premio Pérez Armas de novela en 1974 SOBRE EL AUTOR (Santa Cruz de la Palma, 1956 - Santa Cruz de Tenerife, 1976) Félix Francisco Casanova era el hijo del poeta y médico Félix Casanova de Ayala. El padre describió así al joven escritor: «Desde temprana edad -ya a los siete u ocho años- solía sorprenderme con frases insólitas que yo me preguntaba dónde podría haber leído. Eran giros sueltos, casi surrealistas y esotéricos, cuyas fuentes me era imposible inquirir en ninguno de los libros de mi biblioteca que pudiera caer en sus manos». Después, Félix Francisco fundó un grupo de rock y el movimiento literario Equipo Hovno. En 1973, a los diecisiete años, obtuvo con su libro El invernadero el principal premio de poesía de Canarias, el Julio Tovar. En 1974 ganó el Pérez Armas de novela con la obra reeditada por Demipage, El don de Vorace. Un mes antes de su muerte ganó, con el poemario Una maleta llena de hojas, el concurso organizado por el periódico La Tarde. Félix Francisco es también autor del diario Yo hubiera o hubiese amado, escrito en 1974. Murió a los diecinueve años, a causa de un escape de gas...

  • ¿Cómo sobrevivir en un mundo donde las mujeres no tienen ningun estatus? Jbara vive en las montañas del Magreb, entre sus padres, sus cinco hermanos y su rebaño. La pequeña y pobre pastora, reducida al rango de criada por un padre ignorante y brutal, se prostituye a veces por algunas golosinas. Es bella, pero no lo sabe. En un pueblo donde las mujeres, literalmente, no son nada, ella todavía no sabe que su belleza es un poder. Hasta que un día una maleta caída de un coche de turistas americanos le revela otro mundo. Empieza trabajando de mujer de la limpieza para decantarse, poco a poco, por el mundo de la prostitución de lujo, la cárcel, los narcotraficantes. Un testimonio implacable sobre la opresión de las mujeres. Un grito de rebelión. Pero también, más allá de la desesperación y la miseria, la oración conmovedora de una mujer que se mantiene en pie frente a dios y a los hombres, con un confidente un tanto especial, el mismísimo Alá. SOBRE LA AUTORA (Agadir, Marruecos, 1981) De ascendencia normanda y marroquí, Saphia Azzeddine vivió su infancia en Agadir y, a partir de los nueve años, en Ferney-Voltaire (Francia). Estudió en la Facultad de Literatura, se licenció en sociología, vivió en Houston, trabajó como assistante diamantaire en Ginebra y se convirtió en periodista, guionista y escritora. Su primera novela, Confesiones a Alá ha sido adaptada al teatro en el Festival Off d'Avignon en 2008, con puesta en escena de Gérard Gélas. En 2009 se presentó en el Théâtre du Petit-Montparnasse y de nuevo en el Festival Off d'Avignon y hasta septiembre de 2010 el espectáculo ha estado de gira por Francia, Suiza, Bélgica y Luxemburgo. En 2010, Saphia actuó en la película de Olivier Baroux L'Italien y publicó su tercera novela, La Mecque-Phuket, protagonizada por dos hermanas de origen magrebí. Su segunda novela, Mi padre es mujer de la limpieza, ha sido adaptada al cine en 2010, Saphia ha dirigido este largometraje. EXTRACTO Tafafilt es la muerte y, sin embargo, aquí me tocó nacer. Me llamo Jbara. Al parecer, soy muy guapa pero lo desconozco. Me importa un comino ser guapa o no. Soy pobre y vivo en el culo del mundo. Con mi padre, mi madre, mis cuatro hermanos y mis tres hermanas. Los pobres follamos como animales simplemente porque es gratis. El caso es que nadie me dijo entonces que era guapa. En mi casa, no decimos ese tipo de cosas. La belleza no cuenta en Tafafilt; no aporta nada.

  • Quizás Ann Arbor no sea el mejor luego para olvidar su pasado... Ann Arbor es una ciudad-frontera del Medio Oeste americano donde cada año llega gente dispuesta a cambiar su suerte. Hasta allí llega una escritora de guías de viaje que no viaja. En Ann Arbor espera encontrar refugio contra un pasado que la atenaza. Pero Ann Arbor se encuentra en el corredor de los tornados americanos y los desastres medioambientales y las bajas temperaturas invernales convierten a sus habitantes en pequeñas islas. A través de la mirada de la escritora de guías de viaje, encontraremos retratos de personas que tratan de amar sin conseguirlo, incapaces de expresar lo que sienten, acosadas por una pregunta no resuelta, por una vida que no se atreven o no saben cómo afrontar. El tornado se cierne sobre Ann Arbor. Una novela psicológica con relatos de vida muy conmovedores SOBRE LA AUTORA (Madrid, 1962) Periodista, guionista, documentalista de TVE y escritora, Yolanda Villaluenga dirige el programa de documentales Archivos-Tema para La 2 de TVE y ha sido subdirectora del programa Con todos los acentos, de TVE. Ha escrito guiones para Al filo de lo imposible. En 2001 publicó el ensayo La madre imperfecta (Plaza & Janés) sobre los mitos que encubren la maternidad. En 2002 publicó en EE. UU., De la Habana ha venido un barco y comisiarió en Madrid la exposición La piña, el tejido del paraíso, sobre el vínculo entre Filipinas, México y España. En 2007 fue becada por la Fundación Botín. Algunos de sus documentales son A propósito de Borges, La servilleta de Picasso, Alcanzar el cielo sin subir los hombros, Documentos robados. Recientemente ha finalizado el montaje de un documental grabado en Yaounde, Camerún y Soñando ballenas, sobre un viaje que realizó en solitario por el cono sur americano. Ann Arbor es su primera novela. EXTRACTO Traté de calcular la distancia que me separaba del tornado y el tiempo que tardaría en arrollar Ann Arbor. ¿Dos horas?, ¿una hora?, ¿diez minutos? Imposible saberlo. Una botella cruzó frente al ventanal del Sweet café, donde acababa de refugiarme, y se estampó contra el poste que indicaba dos direcciones opuestas: Chicago y Detroit. Por todas partes volaban cristales, papeles, ramas, escombros. «Ningún obstáculo lo detendrá», pensé. Necesitaba encontrar un lugar seguro ¿pero dónde estaba? Repasé los lugares que conocía de Ann Arbor,... las personas a quienes podría pedir ayuda... Nada... Nadie.

  • Drogadictos

    Colectivo

    ¿Crees que sabes todo sobre las drogas?
    Dicen que existen pruebas de que el ser humano fue usuario de plantas con propiedades psicoactivas incluso antes de la formación de las primeras civilizaciones, como el opio extraído de la adormidera. Desde los asirios, consumimos drogas, con excusas religiosas, rituales, medicinales, por hábitos y costumbres, por distracción, equivocación, por hedonismo. Las más consumidas en nuestro planeta son el azúcar, el alcohol, la nicotina y la cafeína, legales en la mayoría de países, luego las sustancias ilegales derivadas de opiáceos y anfetaminas.
    La droga es underground, es tabú desde su comercialización en el siglo xx. El experimento de su prohibición es un fracaso que origina el poder de mafias que trafican con sustancias prohibidas, sean cuales sean. El crimen organizado controla el mercado de las drogas ilegales que a día de hoy genera una riqueza del 2% del PIB mundial, unos 600 000 millones de euros. ¿Y cuánto dinero es esto? ¿Alguien lo sabe? Cualquier política en cualquier país del mundo que haya intentado frenar o luchar contra este mercado ilegal ha fracasado.
    Todas las drogas causan, en mayor o menor medida, adicción y efectos secundarios y son buscadas por mujeres, hombres y animales por la sencilla razón de que proporcionan placer. Consumimos drogas para encontrarnos bien, mejor o para no sentirnos mal. Esto quiere decir que el mundo está lleno de DROGADICTOS, personas que dependemos física o psíquicamente de una sustancia debido al consumo reiterado de la misma. ¿Te incomoda la primera persona del plural? ¿Tu caso es excepcional? No pasa nada, puedes leer estas últimas líneas en tercera del plural.
    Si hay que poner las drogas en relación con los libros, tenemos un sinfín de literatura y de autores recubiertos de su aura, bien, sí, hablemos de Baudelaire y de Aldous Huxley, pero sería un irrespetuoso olvido, en el ámbito hispanoparlante, no hablar de la Historia general de las drogas de Escohotado, para muchos, personaje impertinente y molesto, y, para muchos también, gurú del cultivo del libre pensamiento y de la independencia de criterio, la que suponen los escritores a la hora de plasmar su obra.
    No se trata aquí de hacer un repaso de las conexiones entre el proceso creativo y el uso de productos psicoactivos. Que cada cual desencadene su creatividad o su locura como bien entienda. Quizá podríamos decir que en esta reunión de magníficos escritores que os proponemos, cada uno representa literariamente las drogas o las consecuencias de su uso a través de sus palabras. La bandeja está servida, creemos que hay para todos, convencidos como estamos de que la aspirina y el espidifen son el caviar y el champán de cada mañana.
    Una docena de cuentos para descubrir las drogas sobre un ojo literario pero también el proceso creativo conexo con los efectos de las drogas.
    EXTRACTO De Cocaína. El pericazo sarmiento (Selfie con la cocaína)Fragmento
    «Nunca me di cuenta en qué momento la merca me dejó de provocar placer», se lamenta Gustavo Escanlar en el texto «Mis vidas como ex». Es un pensamiento que muerde con frecuencia a los adictos. El cocainómano jamás se cuestiona por qué continua metiéndose si ya no la disfruta. Reniega de su relación con la droga. Pero no renuncia a ella. Cualquiera que haya tocado fondo en la coca sabe que no existe nada peor en el mundo que el polvo comience a sentarte mal. Es como perder un súper poder. Es la más cruel de las fases de la cocaína. Mientras todo el mundo a tu alrededor goza los efectos de una raya violenta, tú te paniqueas o te quedas en mute por horas. O te ataca una taquicardia de maratonista. O se te traba la quijada como a un perro de pelea. O sudas como un maldito pollo a medio rostizar. 

  • Un contexto que durante mucho tiempo ha sido un tabú en la historia de Francia: la guerra de Argelia, y sus horrores.
    Con Donde dejé mi alma, Jérôme Ferrari (Premio Goncourt 2012) tiene la valentía de construir una novela en un contexto que durante mucho tiempo ha sido un tabú en la historia de Francia: la guerra de Argelia, donde la institucionalización de la tortura o de las ejecuciones sumarias fue un hecho. Lejos de ser una ficción meramente histórica Jérôme Ferrari lanza una luz despiadada sobre la maldición que condena a los hombres a ver cómo se hunden los mundos que construyen, implicándolos directamente en su fracaso. El punto de partida es la relación entre dos hombres de culturas distintas, el capitán Degorce y el jefe del ejército rebelde, Tarik Hadj Nacer, «Tahar». Degorce es un personaje complejo y contradictorio. A través del horror, llega a descubrirse tal y como es, y sufre por esa «verdad» deslumbradora. Por otro lado, el teniente Andreani no comprende la admiración de su capitán hacia quien, para él, no es más que un simple terrorista. Inmersos en un ambiente cuartelario, lejos de sus hogares, los personajes aceptan la violencia cuando para ellos se convierte en una necesidad.
    Descubren una obra que no es meramente histórica pero lanza una luz despiadada sobre la maldición que condena a los hombres a ver cómo se hunden los mundos que construyen, implicándolos directamente en su fracaso.
    FRAGMENTO
    -El tipo que he pescado esta mañana, mon capitaine, ha hablado. No es moco de pavo, creo.
    -¿Ha hablado? ¿Ya?
    -Sí, mon capitaine, no ha sido nada difícil, ¿sabe? Es un tipo fuerte, insondable, de manera que mandé que le pusieran delante de las narices el generador, los electrodos, todo el petate, le pedí a uno que se conectara para ver si todo funcionaba bien, trajimos un cubo de agua, esponjas, y le dije que viendo lo fuerte que era de nada nos serviría sacudirle, que estaba seguro de que era valiente y no iba a hablar, en fin ya ve el plan, y le dije que, como no nos gustaba perder el tiempo, había mandado traer también a su hijo más pequeño y que íbamos a ver juntos cómo soportaba el tratamiento de choque, el crío, e hicimos que entrase en la sala, solo me dio tiempo de decir: «Vamos a quitarte la camisa y el pantalón, campeón, como en la playa, que le vamos a enseñar una cosa a papá», y el tipo dijo que iba a hablar, y ya está, soltó la lengua sin problemas. ¡Casi hubo que mandarlo callar! Como una seda, mon capitaine.
    -Pues eso es, Moreau -dice el capitán-. Se está volviendo un as en psicología, ¿verdad? ¿Y entonces?
    ACERCA DEL AUTOR
    Prolífico escritor de origen corso. Galardonado con el Premio Goncourt 2012, Grand Prix Poncetton y Premio Roman France Télévisions, Jérôme Ferrari es uno de los escritores más interesantes del panorama literario actual. Actualmente reside en Abu Dabi, donde imparte clases de filosofía en un instituto. Como todo gran escritor, sus obras profundizan en la condición humana y plantean conflictos morales sin buscar referentes en los tópicos culturales o los clichés.

  • El retrato de una comunidad caracterizada por la violencia y la brutalidad.
    Daniel vuela su cometa en la barriada limeña donde vive. Unos niños mayores se la piden y él la presta. No consiguen volarla; le dicen que es una mierda. Cuando Daniel se la pide de vuelta, ellos le obligan a que la rompa ahí mismo y le dan un puñetazo. Los niños muertos es una novela de iniciación a la crueldad. Sin concesiones, con una precisa escritura de alta velocidad, Richard Parra reconstruye lo cotidiano de una comunidad vista como infierno social. Un peregrinaje histórico que entrelaza la corrupción y la infancia, la miseria y la religión, la intimidad y el crimen.
    Sumerjanse en la realidad abrupta de la barriada de Morales Duárez a través del recorrido de un niño nacido en este infierno social.
    FRAGMENTO
    Daniel y sus padres viven en una casa ubicada a la entrada de un pasaje sin asfaltar. En el primer piso, se halla la sala, la cocina, el baño, y el corral con la casita de Lobo. En el segundo, dos dormitorios y un ambiente en donde Micaela tiene una máquina de coser con la que confecciona ropa para venderla en la calle.
    LO QUE PIENSA LA CRITICA
    El peruano Richard Parra se muestra sensible y certero para retratar un universo donde la corrupción nunca es mágica. Su exigencia política se corresponde con la literaria. - Marta Sanz, El País
    Se alterna la infancia y la edad adulta de los padres de Daniel, su pasado y su presente, y gracias a ese recurso percibimos el trasfondo de barbarie heredada, abusos y abandonos repetidos que ha ido marcando a las diferentes generaciones. [...] Un texto, en fin, vivo e intenso que sabe hablarnos de la violencia y la pérdida como testamento y destino. - Ernesto Calabuig, El Cultural
    ACERCA DEL AUTOR
    Richard Parra es un escritor peruano (nace en Lima en 1976) viviendo en Nueva Yorka y que ya ha demostrado su talento literario con dos novelas cortas: La pasión de Enrique Lynch y Necrofucker.

  • Dos novelas cortas, un tema: sociedades en crisis.
    Ambientadas en diferentes épocas y espacios, del siglo XIX a la década de 1980, de lo rural a lo urbano, las nouvelles La pasión de Enrique Lynch y Necrofucker plantean una visión humana común y exponen sociedades en crisis donde impera la maldad y las relaciones se articulan a través de la violencia. Con una mirada tan desesperanzadora como la de Céline o McCarthy, Richard Parra plantea conflictos donde los individuos se hallan en permanente lucha con su entorno y, del mismo modo que hicieron Arguedas, Rulfo o las Crónicas de Indias, muestra las luces y sombras del progreso para evidenciar que la civilización tan solo puede erigirse a través de la barbarie.
    Descruban esta colección que pone en escena las luces y las sombras del progreso de nuestra civilización, y sus consecuencias sobre destinos humanos.
    FRAGMENTOS
    La pasión de Enrique Lynch
    Nos cazaron en los campos. Entraron en los pueblos con caballos y mastines. Nos llevaron marchando encadenados por desiertos. En Macao nos embalaron como a bultos en barcos. Durante el viaje, a los enfermos y rebeldes, nos tiraban por la borda.
    Necrofucker
    Conocí a Sata una tarde en que un profesor, uno al que le decían Venger, nos envió al salón de castigo a reparar carpetas. Yo le había sacado la mierda a un cojudo de cuarto que me agarró el culo; Sata había intentando tirar muro para irse de rucas a Agua Dulce.
    LO QUE PIENSA LA CRITICA
    No se trata de dos nouvelles independientes, incapaces de dialogar entre sí; por eso, Richard Parra se ha cuidado muy bien de hacérnoslas llegar en un solo ejemplar. ¿Qué puede reunir a la historia peruana del siglo XIX, aquel periodo de irreal construcción de un sentimiento nacional, con las aventuras de un puñado de adolescentes en la Lima de los ochenta y noventa? Visto de esa manera, el vínculo que las reúne es algo más abstracto y secreto, es la manera en que la violencia toma forma, una violencia de aliento literario pero con alcances sociales y políticos. - Félix Terrones, Suburbano
    A pesar de ser muy distintas en su contenido, ambas tienen algunos rasgos comunes y característicos: un estilo rápido y directo, un buen oído por parte del autor para reproducir hablas populares, y un mismo trasfondo amoral y bastante desesperado, en donde la trama se desarrolla a través de una violencia tan brutal como inevitable. - Miguel Ángel Ordovás
    ACERCA DEL AUTOR
    Richard Parra es un escritor peruano (nace en Lima en 1976) viviendo en Nueva Yorka. Tiene una obra rica: escribe novelas cortas, pero tambien novelas como Los niños muertos y cuentos como en La contemplación del abismo.

empty